DIFICULTAD
Moderada

Modalidades recomendadas:
NATACIÓN

LONGITUD
2500m

TIEMPO APROX.
40/60 min.

SEGUIMIENTO RUTA
Balizado

Esta ruta forma parte de las Palamós Virtual Races
RUTA CRONOMETRADA

Activa 24h/365 días

Descripción

La Via Blava es un espacio acuático con salida des de la Playa de la Fosca para disfrutar de la zona marítima de Palamós y de su maravilloso fondo marino. Situada en medio de la Costa Brava Empordanesa, estas rutas ofrecen a los nadadores y nadadores la posibilidad de practicar la natación de manera segura en un entorno inmejorable gracias al entorno natural, los paisajes y la extraordinaria biodiversidad submarina.

Características

Amplitud máxima: 200 metros playa y 50 metros rocas.
Temporalidad aproximada: marzo - octubre
Temperatura del agua: 14ºC – 25ºC
Tipo de fondo marino: roca / arena / posidonia
Más info fondo marino >
Vientos predominantes >
Recomendaciones >

TRACK DE LA RUTA

Descarregar >

Arxius .gpx

Palamós
17°
Nublado
VieSábDom
21/13°C
19/13°C
20/15°C

El fondo marino

Palamós - La Fosca - Castell

Los fondos de roca o arena y las praderas de posidonia oceánica son los principales ambientes que podemos encontrar en los itinerarios propuestos. Como fauna podemos encontrar habitualmente peces como salemas, castañuelas, sargos, variadas, doncellas, cabrachos o morenas. También encontramos gran variedad de invertebrados como estrellas, erizos, holoturias, esponjas, cangrejos o pulpos. Los buenos observadores pueden encontrar, sin embargo, muchas más especies.

Espacios de interés

Cala s’Alguer

Una miniatura urbana al lado del mar, un Bien Cultural de Interés Nacional por sus valores paisajísticos. Era un barrio de barracas de pescadores que se remonta al siglo XV, que daba cobijo a los pescadores así como a los utensilios y aparejos de pesca, y que actualmente albergan encuentros de ocio.

El castillo de Sant Esteve de Mar

Antiguo castillo situado en un acantilado entre Cala s’Alguer y la playa de La Fosca. Pertenecía a la parroquia de Santa Eugenia de Vila-romà. El rey Pedro II El Grande lo compró el año 1277 y creó el puerto y la villa de Palamós. Fue casi totalmente derribado durante las guerras remensas, se encuentra abandonado desde los siglos XVI-XVII y fue convertido en masía.